Beckham, Silvestre y Ronaldo ya los tienen: pros y contras de los calzoncillos largos