No es lo que llevas, sino cómo lo llevas