Ainhoa Arteta, con varios dedos de la mano amputados tras sufrir un infarto