Cuando el Príncipe Guillermo era un niño