El arca de Noé llena el armario primaveral