Sigue la puja por ser la prenda más versátil y sexy del verano, ¡y el mono puede ganar!